....*

Oración: De Gran Bendición - PARA QUIEN MÁS NECESITE




Una vez más esta oración tan poderosa, para seguir dándole Ritmo.

Recibo casi sin parar muchas solicitudes para poner casos en mis diarias plegarias, y lo hago honestamente y con la mejor intención.

Sabidos es que poniendo algo de nuestra energía al servicio del prójimo no sólo le estamos sirviendo a él, sino también a nosotros mismos, según Ley de Dharma.

Así que ya que quien desee recibir alguna gracia sólo debe dejarme sus nombres en un comentario abajo, para que pueda saber hacia quién dirigir la intención cuando la esté rezando.

En caso de que el favor sea para un tercero (un amigo, pariente, etc.) escribir los de este o esta.

No es necesario especificar qué es lo que se necesita, pues el Padre ya lo sabe.

Y si alguien quiere acompañar rezando, además de - si no es mucha molestia - compartir el post (así podemos llegar a otros, y no sólo porque todos contamos con algo de energía para ofrecer, sino también porque así nos volvemos más merecedores de lo requerido), mejor.

- Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo - dijo Nuestro Señor, haciendo referencia al poder sinérgico aumentado que es posible reunir aunando voluntades.

Quien sienta que ya tiene todo lo que necesita - o sea que cruzó el puente khármico - e igual desea colaborar con los que aún no, bienvenido sea, orando y dejando también sus datos abajo, para alentar a los otros a que hagan lo mismo.

Al momento de la bendición hay que tratar de leer primero los nombres y fechas, y luego pronunciar en voz alta la oración, siempre sin cerrar los ojos, ya que es hacia afuera que en esta ocasión dirigimos la energía.

Tampoco conviene tener nada cruzado (ni brazos, ni piernas ni manos), y - aunque estemos calzados y sentados - apoyar los pies en el piso.

Desde ya, en nombre de todos los que seamos beneficiados, infinitas GRACIAS...





--------------------------------------
oraciones - invocaciones y novenas en
TAROT DE MáXIMO
fuente: Gran Bendición
de Rubén Cedeño