....*

Tarot en hechos: Arcano La Suma Sacedotisa (perspicacia y misterio femeninos) - EL MITO DE HATSHEPSUT, EL FARAÓN MUJER




Hoy toca la historia de una mujer singular, en este caso  remontándonos casi cuatro milenios atrás, hasta el Antiguo Egipto, donde nos encontramos a Hatshepsut, una de las pocas mujeres que llegó a ser faraón, y que aunque no fue la única y ni siquiera la primera, sí fue la que mayor poder alcanzó.

Hatshepsut fue hija del faraón Tutmosis I, gran guerrero y constructor (el mismo que comenzó las obras del Templo de Amón en Karnak).

A este le sucedió su hijo Tutmosis II, que se casó con su hermanastra (sí, la propia Hatshepsut!), cosa corriente en el aquel Egipto, ya que las uniones entre miembros de la familia real venían condicionadas por la sucesión.

El pobre Tutmosis II era medio debilucho y tenía mala salud, por lo que su reinado no duró mucho.

A su muerte en 1475 a.C. dejó como heredero a Tutmosis III (sí, todos se llamaban igual!), hijo de otra esposa (el muy pillo!) - Mutnefer -, y al mismo tiempo sobrino e hijastro de Hatshepsut.

Pero Tutmosis III era demasiado joven para gobernar y entonces Hatshepsut se aprovechó y asumió la regencia, ya que tenía preparación para ello: Sabía leer y escribir y todo sobre cómo liderar, puesto que había sido educada junto a sus hermanos varones.

Así la avivada reina fue consolidando su poder.

Primero se ganó el apoyo de los sacerdotes de Amón, luego desarticuló algunas conjuras contra ella, y - al llegar el rezagado Tutmosis III a la mayoría de edad - no sólo no le cedió el trono, sino que además siguió reinando como un auténtico faraón (mira tú!).

Dicen las malas lenguas que para acallar las protestas de quienes se negaban a ser conducidos por una mujer, convenció a los sacerdotes a que inventaran un mito según el cual había sido engendrada por el mismísimo Amón, el cual - habiendo adoptado la figura de Tutmosis I - tuvo relaciones con su esposa con el fin de darle una hija que gobernaría Egipto, y parece que todo el mundo se lo tragó.

Además no tuvo ningún reparo a la hora de ataviarse como un hombre, e hizo que de la misma manera se la representara en las esculturas, con su barba postiza incluida y todo.

Se mantuvo más de veinte años en el poder, durante los cuales su país gozó de relativa tranquilidad y prosperidad.

Sometió a los rebeldes nubios y envió una expedición al sur en busca de especias (de seguro no para cocinar!).

Pero su muerte sigue siendo otra incógnita.

No se sabe cómo ni cuándo murió, aunque se supone que debió ser hacia 1458 a.C.

Hay una teoría según la cual su ya bastante enojado sobrino Tutmosis III, cansado de que le usurpara el lugar, conspiró contra ella, la asesinó y ordenó borrar todo rastro del para entonces vergonzoso hecho de que una mujer hubiera ocupado el trono de Egipto.

Pero lo cierto es que hasta hoy lo único probado es que en determinado momento la legendaria Hatshepsut tan sólo desapareció de la historia.

Qué fue lo que pasó con ella?

Por lo que parece también seguirá siendo un verdadero y gran misterio...




--------------------------------------------
el tarot en los hechos (historias que atender)
en TAROT DE MáXIMO




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis