....*

Fórmula esotérica: De las abejas - POR EL PODER DE KUMARA




En general - y desde tiempos inmemoriales - se relaciona a la abeja con el trabajo bien hecho, con el orden y la primacía de la organización.

Es uno de los animales con más riqueza simbólica y, en muchos lugares, fue asociado con la pulcritud.

Para el pueblo griego era la representación misma de la obediencia y de la laboriosidad.

Con frecuencia se la relacionaba con el aspecto no somático de las criaturas y, en este sentido, el platonismo - en su defensa de la teoría de la reencarnación - mantenía la tesis de la supremacía de la abeja sobre otros animales, a la hora de transmigrar el alma.

Para el cristianismo, es un símbolo de la fuerza que subyace cuando existe confianza y esperanza.

Se le asocia con la justicia divina, a causa de su aguijón, y también - puesto que produce miel - con la misericordia emanada de la deidad.

En el medievo se las consideraba representativas de la pureza, y estaban relacionadas con la virginidad.

Para los hindúes, la abeja simbolizaba la abundancia y la ampulosidad.

Los musulmanes relacionaban a la abeja con el lirismo, con la grandeza del saber y con la fuerza de la súplica.

Numerosas leyendas, que todavía permanecen vivas en el espíritu de ciertas culturas, nos hablan de la abeja como sinónimo de salvación y de eternidad.

En este sentido, los pueblos celtas, al igual que algunos países nórdicos, consideran a la abeja como un insecto cargado de connotaciones significativas.

Sin embargo, en nuestra cultura, cuando penetra una abeja zumbando en nuestra casa solemos abrir rápidamente las ventanas y ahuyentar al insecto, para liberarnos de él.

Pero para un gitano, la entrada de una abeja en el interior de su carromato u hogar siempre es una señal de esperanza y buena suerte.

O sea que aunque nosotros no lo tengamos presente, son muchos los pueblos que la historia han parecido conocer su origen místico, el mismo que esotéricamente relaciona al Maestro venusino Sanata Kumara con su presencia en la Tierra.

Así se dice que fue este quien las trajo al planeta desde su más elevado hogar en Venus, y que cada vez que uno se encuentra con alguna de ellas, para invocar su poder y activar su poder mágico, simplemente se ha de pronunciar en 5 oportunidades la palabra 'Kumara', con tal de llenarte de abundancia, salud, amor y prosperidad sin límites.

Así que ahora mismo, que las estás viendo en la foto - si deseas nutrirte de su atávico misterio - sólo tienes que decir en voz alta:


KUMARA,
KUMARA, KUMARA, 
KUMARA, KUMARA...





--------------------------------------
simpatías y otras fórmulas esotéricas en
TAROT DE MáXIMO



* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis