....*

Tarot en hechos: Arcano Caballero de Oros (continuador de la tradición) - LA CABRA DE GAVLE VOLVIÓ A ARDER




La cabra de Navidad, hecha de paja, es una de las tradiciones y símbolos más antiguos de Yule y de la Navidad en Escandinavia y el norte de Europa, cuyo origen puede remontarse al paganismo germánico.

Una teoría popular es que está relacionada con el culto al dios Thor, que cruzaba el cielo en un carro tirado por dos cabras, Tanngnjóstr y Tanngrisnir.

También se sabe que en la antigua Escandinavia rural se atribuían propiedades mágicas a la última gavilla de trigo atada en la cosecha.

La función de la cabra de Navidad evolucionó con el tiempo.

En el siglo XVII, jóvenes escandinavos disfrazados recorrían las calles cantando, actuando y haciendo bromas, siendo a menudo uno de los disfraces la cabra, una criatura pendenciera e incluso siniestra que exigía regalos.

En el siglo XIX uno de los hombres de la familia se disfrazaba de cabra para repartir los regalos de Navidad.

En la actualidad es un adorno típico presente en los árboles navideños y, en versiones mayores, las calles de las ciudades.

En 1966, el publicista Stig Gavlén tuvo la idea de hacer una versión gigante de la tradicional cabra de Navidad y ponerla en la Plaza del Castillo de Gävle, una ciudad del centro de Suecia.

El diseño de la cabra de Gävle se encargó al entonces jefe del departamento de bomberos y hermano de Stig, Jörgen Gavlén.

Sufragada por Harry Ström, el 1 de diciembre los bomberos erigieron en la plaza una cabra de 13 metros de alto, 7 de largo y 3 toneladas de peso.

En Nochevieja alguien la quemó, inaugurando una de las más curiosas tradiciones navideñas del mundo, no por ilegal menos divertida.

Cada año se construye una nueva cabra para celebrar el Adviento, y cada año la gente intenta quemarla.

Las autoridades de Gävle ponen guardias de seguridad y cámaras, construyen cabras de repuesto e incluso emplean materiales retardantes, pero los pirómanos siguen saliéndose con la suya.

En 1969 volvió a arder en Nochevieja y en 1970 solo 6 horas después de ser erigida.

La asociación de comerciantes se cansó, así que la de Ciencias Naturales decidió tomar el relevo, pero la primera cabra que construyó fue aplastada.

En 1976, atropellada.

En 1979, quemada antes incluso de ser puesta en la plaza.

En 1983 le rompieron las patas.

En 1985 la cabra entró al Libro Guinness de los Récords como la mayor del mundo, con 12,5 metros de altura, y ardió en enero.

En 1986 la asociación de comerciantes volvió a financiar la construcción de una cabra, de forma que desde entonces se erigen dos en Gävle.

En 1988 los corredores de apuestas británicos comenzaron a aceptarlas sobre el destino de la cabra.

En 1997 fue alcanzada por cohetes.

En 2001 la quemó Lawrence Jones, un turista estadounidense que visitaba la ciudad días antes de Navidad, pensando que la tradición era legal.

Jones fue detenido, encarcelado 18 días y multado con 14.700 dólares (que nunca pagó).

En 2004 la página web de la cabra de Gävle fue vandalizada, introduciendo los atacantes el rótulo Brinn Bockjävel ('arde, jodida cabra') en la emisión en directo de la webcam.

En 2005 dos pirómanos disfrazados de Santa Claus y el hombre de jengibre la incendiaron disparándole flechas en llamas, ataque seguido por otros a cabras de Navidad por toda Suecia.

En 2009 ardió tras dejar de funcionar las webcams que la vigilaban, víctimas de un ataque de denegación de servicio.

Ese mismo año, la cabra de la Asociación de Ciencias Naturales fue robada con un camión.

En 2010 uno de los guardias denunció un intento de soborno para hacer la vista gorda a un robo con helicóptero.

Las cabras de 2011 a 2013 ardieron el 2, 12 y 21 de diciembre respectivamente.

En 2014 los distintos intentos de quemar la cabra fracasaron, y el 29 de diciembre fue desmantelada y enviada a China para participar en febrero de 2015 en las celebraciones del Año de la Cabra.

Alex Lindström vive en Sandviken, una ciudad cercana a Gävle en la que estudia, y dice:

- Ver quién tiene narices para quemar la cabra se ha convertido en un gran juego.

Y la mayoría de la gente de Gävle cree que es divertido apostar sobre cuándo arderá.

Algunos incluso con dinero.

El rumor es que quienes queman la cabra son los que más apuestan.

La mayoría de la gente se decepciona los pocos años que la cabra no arde.

Hay un par de dichos aquí en Gävle sobre la cabra: 'sabes que es Navidad cuando la cabra ha ardido' y 'si la cabra no arde, Santa le dará todos los regalos a Finlandia'.

Personalmente creo que la gente que la construye debe querer quemarla en secreto.

Hay una valla bajita alrededor que cualquiera puede saltar.

A veces la gente se ofrece voluntaria para vigilarla, pero incluso entonces hay quien encuentra la manera de quemarla: un año alguien le disparó una flecha ardiendo.

Este año, dos jóvenes que afirmaban haberla quemado se hicieron tatuajes con la cabra y la fecha en los tobillos, y publicaron fotos en un foro dedicado a la cabra.

La policía declaró a la prensa sueca que aunque esto resultaba ciertamente sospechoso, no era suficiente para declararlos culpables.

Mi opinión es que es una tradición divertida, y buena publicidad para la ciudad.

Si la gente dejara de quemar la cabra, a nadie le importaría demasiado.

Quizá por eso este ardió a tan sólo algunas horas de haber cumplido su 50º aniversario...





--------------------------------------------
el tarot en los hechos (historias que atender)
en TAROT DE MáXIMO
fuente: artículo de A.J. Sánchez
publicado en Medium (medium.com)
imagen: Per-Erik Jaderberg/AFP/Getty Images






* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis