....*

Mitología: Medusa, la monstrua - DE LA FEALDAD UN ESCUDO




La historia de Medusa, cuyo nombre significa 'guardiana', y acaso 'protectora', es uno de los mitos griegos más poderosos de la antigüedad; tal vez porque agrupa todos los ingredientes de la tragedia, en este caso, una inmerecida y manchada de oprobio.

Todos conocemos su imagen aterradora, la de una mujer de aspecto diabólico, con serpientes en lugar de cabellos, y cuya maldición convertía en piedra a todo aquel que la mirara.

Sin embargo, la verdadera historia de Medusa, o mejor dicho, el pasado que eventualmente la convirtió en esta dama de formas espantosas, tal vez pudiese modificar la idea que tenemos sobre ella, para que empecemos a verla con compasión.

Era una de las tres Gorgonas hijas de los primordiales Forcis y Ceto, y a veces de Tifón y Equidna.

Tenía dos hermanas, Euríale y Esteno.

Las tres eran parientes de las Grayas, aquellas ancianas proféticas que compartían un sólo ojo y un sólo diente.

Si bien las representaciones la muestran como una criatura monstruosa, hija de fuerzas tectónicas descomunales, en el siglo V a.C. los antiguos poetas alababan su hermosura, y comentaban que era una muy amable muchacha, que trabajaba en el templo de la diosa Atenea.

Pero también se dice que su hermosura cautivó a hombres y dioses; incluyendo al volátil Poseidón, Señor de los mares, quien la amó por la fuerza sobre el frío mármol del templo.

Y entonces fue la propia Atenea, furiosa por esa profanación, quien transformó su cabello en una madeja de serpientes, acaso para simbolizar aquel acto bestial y voluptuoso sobre el que la pobre no tenía responsabilidad alguna, ya que Poseidón la había tomado por la fuerza.

Maldecida por los dioses, odiada por los hombres, y olvidada por las Moiras, las tejedoras del destino, la inocente Medusa fue enviada al exilio bajo la forma de una criatura horrenda.

En la oscuridad de su laberinto, decorado con estatuas formadas con los cuerpos de los incautos que se atrevían a mirarla, Medusa los detestó a todos con un odio profundo, y quizá, legítimo.

Su fuerza residía claramente en aquella grotesca cabeza, pero la misma adquirió tal potencia después de la maldición de la vengativa diosa, lo cual nos lleva a preguntarnos si en realidad la suya no fue una bendición, para que la humillada chica pudiera protegerse o tomar revancha del género de los hombres, representados en el abusivo Poseidón.

Pero lo cierto es que aunque utilizara su fealdad como defensa, igual no pudo salvarse del tramposo héroe Perseo (por tradición asociado con el Caballero de Copas del Tarot), quien - a diferencia de la versión cinematográfica, y de acuerdo con la más antigua - la encontró durmiendo, y la decapitó en el momento, sin que siquiera mediasen palabras ni agravios.

Al concluir sus aventuras, Perseo le entregó la cabeza de Medusa a su patrocinadora, Atenea, quien en homenaje la colocó en su escudo, para desde entonces pasar a ser simbólicamente uno de los talismanes de protección mágica más poderosos que se conocen...






-----------------------------
mitología asociada en
TAROT DE MáXIMO




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!