....*

Elemento de poder: El conejo de Pascuas - MUCHO MÁS DE LO QUE PARECE




Cuenta esta leyenda que, cuando metieron a Jesús al sepulcro que les había dado José de Arimatea, había dentro de la cueva un conejo escondido que, muy asustado, veía como toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada, y lo veía y lo veía, y se preguntaba quién sería ese señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato viéndolo, todo el día y toda una noche, cuando de repente vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto!

Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva... más vivo que nunca!

Así el conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo, y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo de chocolate pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría, y así lo hizo.

Desde entonces el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas, para recordar al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.

Pero incluso desde antes de Cristo, este simpático animal - así como los clásicos huevos -, ya era un símbolo de felicidad y fertilidad asociado con la diosa fenicia Astarté, que en el hemisferio Norte era asociada con el mes de Abril y el inicio de la Primavera.

Y es en alusión a ella que en algunos países a la festividad de Pascua la denomina 'Easter'.

The Westminster Dictionary of the Bible (El diccionario Westminster de la Biblia) recoge que Easter era 'originalmente la festividad con la que se honraba a la diosa teutónica de la Luz y de la Primavera, a quien se conocía en anglosajón como Easter'.

Ya en el siglo VIII los anglosajones habían transferido dicho nombre a la fiesta cristiana que designa la celebración de la resurrección de Cristo, y adaptaron el nombre de la fiesta pagana a las tradiciones cristianas.

Por una lógica transposición de su significado, a partir del siglo XIX se empezaron a fabricar los muñecos y huevos de chocolate y azúcar en Alemania, y de allí la tradición se expandió al resto del mundo, hasta llegar a nuestros días, cuando es lo más usual recibir y obsequiar uno de ellos, deseando alegría, abundancia y felicidad a nuestros seres queridos, mientras se celebran las Pascuas...





----------------------------------------
elementos de poder en
TAROT DE MáXIMO




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!