....*

Elemento de poder: Herradura de la suerte y protección - CON LAS PUNTAS HACIA ARRIBA



Los griegos ya la consideraban un signo de prosperidad en el siglo IV, algo para nada extraño dado que poseer un caballo por esos tiempos era privilegio reservado sólo para los nobles y los hacendados.

Ella simbolizaba la fuerza y todas las demás cualidades que se le atribuyen a ese animal, como su gran utilidad para el trabajo, los desplazamientos y las batallas.

Es así que ya por esos días se creía que encontrar una herradura aportaba felicidad y buenos augurios.

Pero existen buenas razones para suponer que la forma de la misma también estaba vinculada al símbolo pagano de la diosa Luna en su faceta de Artemisa (o Diana), siendo que este amuleto invocaba la protección de la divinidad misma, o - más en concreto -, de su sagrada vulva (parte externa de los genitales femeninos).

Como tal se relaciona a su vez con otras deidades protectoras, como la propia Santísima Virgen María, que se observa a menudo de pie sobre una luna creciente, y se coloca dentro de una vulvar mandorla (marco o aureola), o vesica piscis ('vejiga de pez').

Por ello aunque en la mayor parte de Europa, el Medio Oriente, y América Latina las herraduras de protección suelen colocarse boca abajo, en algunas partes de Irlanda y Gran Bretaña la gente cree que es mejor hacerlo al contrario.

Y eso parte de la leyenda de San Dunstan - que llegó a ser arzobispo de Canterbury en el año 959 - a quien se  atribuye el origen de la tradición de colgarla de las puertas de las casas, para proteger los hogares contra el mal.

Dunstan era un hábil herrero.

Cuando era joven le gustaba pasar su tiempo en la forja de la abadía de Glastonbury y en la de Mayfield, en Inglaterra.

Fue estando allí que un día se le presentó un extraño señor a pedirle unas herraduras para los pies.

El herrero notó enseguida que las extremidades de aquel hombre tenían una forma sospechosamente muy parecida a pezuñas, y no precisó de más para darse cuenta inmediatamente de que su cliente era nada menos que el Diablo!

Cuentan que entonces Dunstan - muy astuto él - le explicó que, para hacerle las herraduras, era necesario que encadenarle a la pared.

Y así, deliberadamente, procuró que su trabajo resultara tan doloroso que el mismo Satanás tuviera que pedirle misericordia.

El herrador se negó a soltarlo hasta obtener el juramento solemne de que no entraría nunca en una casa donde hubiera una herradura colgada sobre la puerta.

Por eso desde la aparición de esta leyenda en el siglo X, los cristianos colocaban primero la herradura sobre el dintel de la puerta, y más tarde en el centro de ésta, donde cumplía doble función, tanto de talismán coo de picaporte.

Pero en la Edad Media, cuando cundía el máximo el temor a la brujería, la misma adquirió un poder adicional.

Se creía que las brujas se desplazaban montadas en escobas porque temían a los caballos, y que cualquier cosa que se los recordara, especialmente una herradura de hierro, las ahuyentaba como un crucifijo aterrorizaba a un vampiro.

Tal era el caso que toda mujer acusada de brujería debía ser enterrada con una herradura clavada en la tapa de su ataúd, para impedir su resurrección.

Mientras tanto, en Rusia al herrero que forjaba herraduras se le consideraba dotado de capacidades para la magia blanca contra la hechicería, y los juramentos solemnes relativos al matrimonio, los contratos comerciales y las compraventas de propiedades no se prestaban sobre una Biblia, sino sobre los yunques del mismo.

Por todo ello, la creencia popular sigue siendo que encontrar herraduras es una muy buena señal de que se aproxima la fortuna.

Y en esas regiones donde se orienta hacia arriba, la gente entiende que esta actúa como recipiente precioso - tal y como el cáliz en las operaciones mágicas - recogiendo esa bendición divina recibida, fertilizándola y llevándola a la manifestación en nuestras vidas.

Por esta razón se cree que ubicar la herradura boca abajo hace que esa bendición se pierda o se desaproveche.

Este es un concepto esencial e importantísimo tanto en el mundo del desarrollo espiritual, como en el mundo de la magia y otras ramas místicas, por lo que es más recomendable seguir el consejo y siempre tratar de colocarla con sus puntas mirando hacia el cielo...




--------------------------------------
elementos de poder en
TAROT DE MáXIMO
imagen: Herradura pintada a mano
por Meg Allan Cole




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!