....*

Información: La elección de un mazo - VERDADERO EL QUE SIENTAS




Si uno revisa una lista cualquiera de mazos de Tarot, se encontrará con la sorpresa de que existen más versiones de lo que pudiera esperar un profano o recién iniciado en sus prácticas.

La diversidad parece ser, en principio, bastante desconcertante, puesto que una idea errónea ha sido suponer que existe un solo Tarot o, a lo menos, que uno de ellos es el verdadero y los restantes no son sino versiones falaces, copias pobres del original.

Lo cierto es que no han sido pocos los debates que se han producido al respecto.

Por ejemplo, luego de que Alejandro Jodorowski lanzara su versión del Tarot de Marsella, preparada junto a Philippe Camoin, ambos han difundido la idea de que la suya es la que más se parecería a la versión original del mazo marsellés y, por lo tanto, la única que valdría la pena utilizar.

Sin embargo, una perspectiva como esa implica que toda la rica tradición del Tarot de Marsella se debe considerar superada.

Curiosamente, si uno compara la versión de Jodorowski con la de Jean Noblet, producida alrededor del 1650 y la más temprana versión del Tarot de Marsella que se conserva, se descubre que los puntos de divergencia son demasiados como para aceptar sin más la postura de Jodorowski.

Y sobre esto todavía se podrían citar muchos más antecedentes.

Por otra parte, si se aplicara un sentido estrictamente histórico, se debería aceptar entonces que una versión reconstruida del Tarot de Visconti sería lo más cercano al Tarot original y, por lo tanto, la única realmente susceptible de ser utilizada.

En último caso, el Tarot de Marsella no es sino un derivado de las cartas producidas en Milán para la familia Visconti, y luego también para los Sforza, durante el siglo XV.

Pero la profundidad del Tarot es mayor y, en razón de ello, no sería correcto reivindicar una versión única como aquella autorizada para el trabajo simbólico y la adivinación.

No se debe perder de vista, a este respecto, que el Tarot no es fuente de dogmas y no se basa en artículos de fe de ningún tipo.

Por lo tanto, nadie puede reclamar para sí una autoridad que obligue al resto a aceptar sus postulados como un pronunciamiento de la verdad absoluta.

Al contrario, si se acepta que el Tarot invita a recorrer un camino que cada uno debe labrar de forma personal, hay que conceder entonces que incluso la elección de un mazo es un asunto individual e íntimo, sobre el cual ninguna regla absoluta se puede establecer.

Por lo tanto, sobre la elección de un mazo no cabe sino compartir la experiencia propia, siempre muy subjetiva y personal.

Todo lo anterior permite sugerir que lo único que se debe considerar al momento de elegir un mazo es la intuición.

En consecuencia, no existen elecciones buenas o malas, sino simplemente diferentes posibilidades.

Lo más importante es que, cualquiera sea el mazo que se escoja, siempre se deberá estudiar de forma independiente, permitiendo que sus símbolos hablen por sí mismos...




--------------------------------------
información sobre el Tarot en
TAROT DE MáXIMO
fuente: artículo de César Gamboa publicado en
Caminos del Tarot (caminosdeltarot.blogspot.com)
imagen: Portrait of  Mary Cassatt (Edgar Degas)



* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis