....*

Chamanismo práctico: El arte de acechar - SER EN MEDIO DEL CAOS




A pesar de lo que se podría pensar, el arte del acechador se efectúa en la realidad ordinaria.

Diríamos que es para practicarse en el lado derecho del cerebro, consistente en llevar a cabo un manejo especializado y sumamente cuidadoso de la realidad ordinaria, cuyo fin es el acceso a la realidad aparte.

El acechador es un practicante consumado, que hace del mundo cotidiano su campo de batalla, convirtiendo
cada acto, cada interacción con sus semejantes, en cosa de estrategia.

Su acecho es efectivamente el control estratégico de la propia conducta.

Es por ello que lejos de alejarse del entorno social ordinario, se queda en el centro mismo de la acción, y lo utiliza para templar su espíritu, engrandecer su energía, y llevarse a sí mismo más allá de los límites de su historia personal.

El término acecho nos remite naturalmente al ámbito de la cacería.

Un cazador verdadero sabe necesariamente de acechar, convirtiéndolo todo en una presa, incluyendo a su propia persona y sus debilidades.

En tanto que acechador, distingue clara mente la diferencia entre observar y juzgar, entre darse cuenta y pensar.

Si quiere atrapar a su presa tiene que observarla.

Tiene que percibir silenciosamente lo que la presa hace para conocer sus rutinas; dónde come, dónde y a qué hora duerme, por dónde transita, etc.

Si su observación es efectiva, conocerá las rutinas de su presa para después aplicar alguna trampa contra esas mismas rutinas.

En esas circunstancias la presa no tiene escapatoria.

El hombre común, incapaz de distinguir entre sus pensamientos y la realidad, confunde observación con juicio.

Se la pasa pensando cosas (generalmente negativas) sobre la gente que lo rodea o sobre su propia persona y llama a esto observación.

Pero la observación del cazador nada tiene que ver con la crítica.

Tratemos de imaginar qué ocurriría si un cazador en vez de observar silenciosamente lo que la presa hace, se pusiera a especular sobre sus cualidades o defectos, juzgándola de bonita o fea, de interesante o aburrida, y si por ejemplo, en lugar de observar en dónde y a qué hora bebe, tratara más bien de imaginarlo diciendo ' yo me imagino que este animal suele tener sed al mediodía, y que ha de beber en el ojo del agua, además tiene cara de tonto, no me será difícil atraparlo ', para luego tomarse en serio tales pensamientos y enojarse después al descubrir que al mediodía el animal estaba haciendo cualquier cosa, menos tomando agua en el ojo del agua.

Así que en la observación del cazador, los pensamientos y el diálogo interior no están invitados.

Es directa y simple.

Se trata de darse cuenta.

La observación es pues una de las materias básicas con las que se construye el Acecho.

Así que un acechador es primero el que  observa, además de también el o la que:

- Toma el mundo como un misterio sin fin.

- Trata de descifrar esos misterios a sabiendas que no tiene la más mínima posibilidad de
lograrlo.

- Cuando siente que la situación está a punto de rebasarte, descansa, se olvídate de sí mismo, y sólo entonces las fuerzas que lo guían le muestran el camino.

- No se deja llevar por la corriente. Cuando se topa con una fuerza superior, se retira por un momento.

- Jamás deja ver su juego. No se pone al frente de nada.

- No tiene compasión. Empieza por el hecho de no tener compasión de sí mismo, y se aplica a todo lo
demás. La compasión no es más que una de las variables de la importancia personal. Esto no tiene nada que ver con ser grosero.

- Es astuto. Es un tipo de sagacidad más cercana a la intuición que a la inteligencia. No tiene nada que ver
con la crueldad.

- Tiene paciencia. No querer terminar nada antes de tiempo. Dar a cada cosa su momento justo. Hay que tener paciencia pero ser muy activo. No tiene nada que ver con la negligencia.

- Es simpático. No tomarse demasiado en serio, el poder reírse de sí mismo, le permite al acechador ser gentil, encantador y al mismo tiempo aniquilador. Nada tiene que ver con ser estúpido...




-----------------------------------------
chamanismo práctico (para ampliar
percepción extrasensorial) en
TAROT DE MáXIMO
fuente: Las enseñanzas de don Carlos (Víctor Sánchez)
imagen: Al acecho (Adolfo Arranz)




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis