....*

Elemento de poder: La paciencia - ESE DON QUE ES TAN VALIOSO




La representación mental de la paciencia se confunde frecuentemente con 'aguantar'.

Sin embargo, ser paciente no corresponde al mero acto de quietud ante situaciones de dolor y sufrimiento, sino que implica duplicar la fortaleza para aceptar con serenidad las situaciones difíciles que la vida dispone.

La paciencia es una virtud y, como tal, depende de la jerarquía que le demos, y del desarrollo personal con que la ejercitemos, para facilitarnos el vivir sin apuros y con la pausa necesaria para disfrutar de los momentos cotidianos.

Ser paciente no es lo mismo que ser pasivo.

El pasivo no reacciona, se paraliza, se inhibe ante situaciones difíciles o, a veces, esboza una muy leve actitud.

Ser paciente es buscar con calma la sabiduría, la reacción adecuada ante los diferentes estímulos a los que nos enfrenta la vida.

Es apelar a la grandeza de la voluntad y del ánimo.

Las personas que han logrado disponer de la capacidad de ser pacientes son quienes han capitalizado las experiencias que lo llevaron a estabilizarse en una personalidad madura.

Saber esperar con calma que las cosas sucedan ayuda a evitar el estrés.

Sólo se puede resolver lo que depende de uno, el resto hay que dejarlo en manos del tiempo.

Quienes a través de los años desarrollan la paciencia logran una sensibilidad eficaz para diferenciar, adecuadamente y de un modo simple, los triunfos de los fracasos, los problemas de las banalidades y, así, poder encarar la vida con optimismo y armonía.

Entender la paciencia como un don es estar dispuesto a ejercerlo con todas aquellas personas que conforman nuestro mundo vincular, pero no debemos olvidarnos de ejecutarla, en primera instancia, con nosotros mismos.

Es importante tener en cuenta y conocer las personalidades de aquellos con quienes nos relacionamos, para comprender que muy probablemente la formación que tuvieron no se parece a la nuestra, o bien que alguna enfermedad los hace expresarse con desbordes.

Es con ellos con quienes más tenemos que afinar nuestra paciencia, para poder ayudarlos.

El discernimiento y la reflexión acentuarán nuestra paciencia para corregirlos con sutileza, cuando lo consideramos oportuno.

Una sonrisa, una pausa, una respuesta pertinente, les llegará al corazón y los ayudará a reflexionar.

Y cuando los diversos infortunios que nos ofrece la vida diariamente (tránsito excesivo, un teléfono que no funciona, el olvido de las llaves o del celular, una reunión que se cancela, una visita inesperada, aumentos de precios, etc.) nos hagan perder la paz y la armonía, recordemos, entonces, que es justamente ahí cuando tenemos que utilizar esta herramienta tan adecuada, que es la paciencia...






------------------------------------
elementos de poder en
TAROT DE MáXIMO
fuente: artículo de Lina Pistone publicado
en Clarín (clarin.com)




* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!