....*

Tema relacionado: Síndrome del miembro fantasma - MÁS QUE UNA SENSACIÓN




Tal y como explica su propia definición, esta sensación aparece cuando se le amputa un miembro a alguien pero la persona no sólo sigue percibiéndolo como si existiera, sino que además lo sufre: es decir, le duele.

A veces lo siente como si le quemara, o bien como si se le estuviera congelando, en otras ocasiones como si estuviera siendo triturado en ese momento, o simplemente nota que el miembro existe, pero no está físicamente en ninguno de los casos.

Este síndrome puede durar días, meses, años... toda la vida en algunos casos, para los cuales la solución que suele aplicar la ciencia médica son las bombas analgésicas subcutáneas.

No existe todavía una prueba científica definitiva y clarificadora para diagnosticar este tipo de dolor.

Es el médico el encargado de estudiar el historial clínico, practicar un profundo examen físico y comparar las circunstancias, síntomas y señales que se produjeron antes y después de la amputación, el que debe aconsejar a su paciente cómo enfrentarse a esta desconcertante situación.

Según los datos hospitalarios disponibles, entre el 50 y el 80 por ciento de las personas que sufren una amputación experimentan esta situación, aunque también le ocurre a personas que nacieron ya sin alguna parte de sus extremidades.

La mayoría de los especialistas afirma que este síndrome es un simple engaño de los sentidos, una sensación psicológica creada por el propio individuo que lo padece, aunque algunos médicos creen que existe una razón física para que se materialice: los impulsos que continúan generándose en los nervios próximos a los puntos de la amputación y que siguen fluyendo a través de la médula espinal con destino al cerebro.

Además, se han señalado algunos factores de riesgo como por ejemplo la existencia de dolor en el miembro previamente a su amputación, la existencia de coágulos sanguíneos o infecciones antes de la intervención o daño previo en la médula espinal o nervios periféricos.

Otra de las explicaciones la han popularizado los grupos más o menos esotéricos, que parten de la idea de que el ser humano está compuesto por diversos cuerpos que se superponen unos con otros, vibrando en diferentes niveles, de los cuales el físico es el más basto y fácilmente accesible a nuestros sentidos pero en modo alguno el único.

Así, aunque la persona pierda parte de su cuerpo físico, no sucedería lo mismo con sus otros cuerpos, que continuarían íntegros en su nivel vibratorio particular y que de alguna forma podrían ser sentidos por sus poseedores con mayor facilidad tras la amputación (mientras el cuerpo físico se mantuviera íntegro, las sensaciones producidas por el mismo ocultarían a la persona las generadas en el resto de los cuerpos, a no ser que se tratara de alguien con una sensibilidad especial).

Ya los antiguos egipcios hablaban de los mundos internos del ser humano con distintos nombres.

Pero en todo caso, el síndrome del miembro fantasma nos demuestra - igual que el dominio de los fakires sobre el dolor, o la insensibilidad que pueden producir las prácticas hipnóticas - que nuestra existencia se basa generalmente en las sensaciones externas, y que éstas pueden engañarnos con suma facilidad.

Creemos que sabemos el terreno que pisamos porque vemos, oímos, olemos, gustamos y sentimos, pero todos esos estímulos que nos impactan cada día (según los expertos, ¡atención a la enormidad del dato!, hasta 200.000 estímulos diferentes cada segundo de nuestra vida) no son suficientes para ofrecernos una descripción creíble y confiable de la realidad.

El decorado en el cual transcurre nuestro día a día en el fondo no es más que un escenario consensuado por los grupos humanos para interpretar los papeles que hemos elegido representar.

Si pudiéramos ver más allá de los focos que iluminan el escenario, pero que nos deslumbran cuando tratamos de mirar hacia el patio de butacas, nos llevaríamos sorpresas.

Muchas sorpresas...








 ----------------------------------
curiosidades y temas relacionados en
TAROT DE MáXIMO
fuente: artículo publicado por Pedro Pablo G. May en
Fácil Para Nosotros (facilparanosotros.blogspot.com)







* Si no ves el contenido de este post es porque estás usando algún bloqueador de publicidad junto a tu navegador. Elige Desactivar en tarotdemaximo.blogspot.com en el menú que se despliega al clickear sobre el ícono de opciones (en la barra de navegación), y luego actualiza la página. Gracias!

ShareThis